Seccion del editor

Yoo ra qui rirá riuunda’/La casa del eterno canto

 

Gerardo Valdivieso Parada

Laabe biananeebe yoo que ne raqué gulezabe ne bitoobe nizadxuni de dxi zebe bizanabelaadu. Sicarú guca Rosa guirá tu biuladxi laa, gunaa bi’ni’ ni gunaba ladxidó, biaaxhabe doo, ni qui ñaadxa ni ñabi cabe laabe: gunaa sacacasi, diaaga chu’chi’, ndé dxaa, gunaa stubi. Binibe ni ñuni ti nguiiu ndaani xquidxe’ guzanebe ne gutanebe tu biuladxibe. Huaxa ti nguiiu guiruti tu rabi laa gasti, gunaa qui zanda cuee ñee ndaani lidxi guirá tu cundachi laa ra ché, raqué ma zee ca binni gasti gunni ma zitidxi, ma zindu “queja” neza luu binnilidxibe: zandaca ca bixhozebe, zandaca ca xheelabe.
Bidxaaga lu guendanabanibe maniguenda stibe que ñapa doo ne bisiniisi ti nguiiu stubi laabe runi birebe zaqué. Nirudo’ nguiiu gunaxhii laabe gu’ca gue’tu bixhozebe, ni gula’qui’ riunda stibe, ni binda’ ra cuniibi xquixhebe: “Rosa sicarú sicape xunaxidó”. Ra lidxi cabe reda ca binni riunda ne maca nannanu ra nuu binnirunda nandaca binnigüe, de raquiriree ca binnigüe que raqué bizulu bixhoozebe bitoo nisadxuni. Raqué zandaca guirá nisadxu’ni que huaxa qui zará ga riuunda.
Raqué binibiabe ti nguiiu beeda nee ñee la neza sti guiidxi, nasoo, nalaase, nabidxu guichaique, nayá ba’du laa, que riadxa ranuucabe. Biube ca binni de raqué runi sicarú ruxhidxi yaga lee ne maru sicarú riunda. Sicaruube ne sicarú Rosa guiruti nidxaga yaa bidxaagacabe, ñusaacabe ndaani’ naacabee. Birá diidxa’ naxhi ne diidxa’ riuunda bichiña nguiiu que radiaagabe biababe ndaani naa.
Huaxa ra guná Rosa bidiinaa laabe bizulú guendananaa stii. Qui zanda guyadxibe, guinineebe ti nguiiu, maca candisa xpuyube riidxi luube. Qui nulaabi be guendaxoo sti nguiiu que runi nabé nadxii laabe stale, laabe laca nadxibe laa runi nguee stubibe guluube doo maniguenda stibe, ne ma qui ñuyadxibe guiruti, ma qui nucueezabe ra zizabe para güi neebe tuxa. Binibe ni naa diidxa’ bizaana ca binnigoola guni ti gunaa ma liibi ti nguiiu. Huaxa gúnabe nguiiu que nanaxhi ruaa ne guirá gunaa gu’ya’, ne gunabe ma de tobi biaaba ndaani naa. Ni ne nguee gulezanebe be laa ndaani lidxibe ne gupaneebe laa ti xhinñicabe.
Ra guti rigola, bixhozebe que, raqué biruuxe ra zuguacabe ne yeguiaabacabe gabiá’. Gunaa ma biaa gaca nadxibalu qui ninaa nucabe riidxi laa ndaani lidxi, niru bieque ra bicabi ruaabe laa, rutoopa xpia ne rindisanaa si luguiaabe, ra bisabanaa luguiabe, ra bininá laabe, guladxi be laa de ndaani’ yoo. Zee xha nguiiu casi ti mani duuxu bicaacabe ti guie laa, cabeza si xti dxi gucaalu.
Yoo que guca sti bieque yoo ra riaazi nisadxu’ni, ra qui riraa riunda. Ra zididi dxi maru si daa xiaana ndaani ladxidó’ xa nguiiu, ra guna gunaa ni biuunee bibigueta sti bieque guca ti gunaa stubi, ti gunaa riunee tu rinaba ladxidó’.
Ti dxi caru chindá gubidxa galaa xhiña bichiña nguiiu que ñee ndaani’ neza yoo que, ne guirá xhiana que dxi’ba’ ndaani ique, naaze ti guiiba, gudxicabe laa ti nguiiu nuu ne Rosa ndaani yoo. Rosa biiya zidxiñabe la? biuxhooñe ndaani’ yoo, guluu naa ti guiiba’ chucu’ nanda cue’ yoo ne biini ridxi ñunadiiaga binni nabeza gaxha nidxiña binni ñacanee laa, nguiiu que biu ne biteegu ti guiruti chuu.
Laabe biiyaabe lu bizalú nguiiu que guendaguti stiibe, xa nguiiu ra biiya cayuuna diitibe qui ñuuya ti gunaa nasisi biiya ti beenda bixhatañee guendaguiiu stii, ne quiñacaditi naa bizabi xha guiba que luube, nuu tu naa Rosa bixhuxhibi luube, huaxa guiruti ñuyaa ni cayaca ora que. Lu mexa bidó’ que ca gui ti guiri luu ti gui’chi’ die’ gue’tu bixhoozebe, zandaca xiixa bi’ní’ gue’tu que deranu biaba ntaa yagalé sti nanda cue’ yoo, nguiiu que bixuiluu ñácani tuxaa miati zuhua biasi de’che, bitixhilú ne bicaagui guiba’ xti. Casi bidii deche xa nguiiu Rosa bizaba xha guiiba’ chucu que yaanibe. Ra bixhale ruaa yoo que biree ti gunaa nadxibaluu nuaa xhiiñi huiini’, ndaani yoo que biaa ti nguiiu naze rini.

La casa del eterno canto

La casa guarda su historia, en ella ofreció el mezcal hasta el día funesto en que se nos fue para siempre. Rosa no solamente fue una mujer bella, prendió en muchos el fuego de la pasión. Fue sobre todo una mujer que nació y vivió sin ataduras de ningún tipo, la que le atrajo de la gente todos los epítetos insultantes a una mujer que escogió más de un varón para llevar a su hamaca. Se desenvolvió con la libertad de un hombre, más a los hombre se les está perdonado los excesos, una mujer no puede siquiera poner un pie en la calle sin que en el pueblo existan cientos de ojos censurándola, yendo presurosos con el chisme a sus padres cuando es mujer núbil, o a su esposo cuando es mujer casada, que se le vio en tal parte sola.
El carácter de aquella mujer estaba definido por su doble, que seguramente era un animal sin ataduras, y por carecer de una madre que le heredara todas las responsabilidades de una mujer, si no a un padre solitario que la dejó libre. Su padre fue el primer hombre que le compuso una canción, de las muchas que inspiraron su belleza. Desde que era pequeña en la hamaca que el padre mecía ya se le cantaba: “Rosa nenúfar bellísima como la misma diosa”. El padre, que era trovador, atraía a su casa a otros guitarristas y a bohemios, por lo que con el tiempo optó por poner una cantina. En aquella casa a veces llegaba a escasearse el licor pero jamás los cantos.
A la cantina llegó a frecuentar un joven y atractivo trovador venido de otro pueblo. Con su talento para rasgar la guitarra y cantar se ganó a los parroquianos. A nadie extraño que ambos jóvenes se quisieran, siendo él galante y atrevido y ella una mujer resuelta y hermosa. Del joven trovador recibió más poemas y canciones que ningún otro.
Sin embargo cuando Rosa correspondió a su nueva pareja inició su calvario: no podía mirar o platicar con otro sin exacerbar el coraje del joven que le reprochaba furioso. Pasó por alto los reclamos violentos creyendo que eran propios de un hombre enamorado, por lo que correspondiendo a su amor refrenó sus ímpetus, no miró a nadie más y no se paró en el camino con otro hombre como lo dictan las normas de los ancianos para las mujeres comprometidas. Aún cuando estaba enterada que el pretendiente cortejaba a otras mujeres y que varias de ellas lo habían aceptado, lo recibió en su casa y le dio un hijo.
Cuando murió el padre empezó el infierno. Acostumbrada a la libertad no aguantó mucho tiempo los reclamos, los gritos; a las discusiones, a las acusaciones de él Rosa las rebatía con sus propios reproches al hombre mujeriego; todo terminaba en un gesto violento que la acallaba. Cuando el hombre llegó a los golpes ella lo corrió, después de todo estaba en su casa. Como animal herido el joven trovador se llevó sus cosas con la promesa de la venganza en las entrañas.
La casa volvió a ser lugar de repartimiento del vino y de la música. Al saber que su mujer y la antigua casa volvían a ser lugar de trovadores, pero sobre todo lugar libre para la llegada de los pretendientes a la mujer sola, la olla de coraje de su alma llego al colmo.
Cuando todavía el sol no alcanzaba su cenit, el hombre volvió al camino que daba a la casa, con todo su coraje subido al rostro empuñaba su pistola, alguien le había dicho que un nuevo amante estaba con Rosa en la casa. Al verlo la mujer corrió al interior, tomó el machete colgado en la pared mientras gritaba pidiendo auxilio a los vecinos, el hombre cerró la puerta para que nadie acudiera a salvarla.
Mientras se acercaba vio en los ojos, antes amorosos, el destello de la muerte. El del arma al verla trémula de sollozos no vio a una mujer frágil, si no a la serpiente venenosa del pecado, la que había humillado su hombría, por lo que apuntó su arma a su frente. Se dice que Rosa se arrodilló para pedir clemencia, pero nadie presenció aquellos instantes. En el altar familiar iluminada por un cirio se encontraba la foto del padre. Tal vez como si el difunto se hubiese librado de las manos de la diosa de la oscuridad en ese momento y hubiera ido en socorro de su hija, la vieja guitarra prendida en la pared cercana a la puerta cayó de forma estruendosa en el piso, lo que hizo que el hombre girara a sus espaldas y disparara a un enemigo inexistente. El machete en las manos de Rosa, (machete en manos de mujeres zapotecas decapitaron a franceses invasores), cayó en el cuello del hombre de espaldas. Cuando los vecinos tiraron la puerta, de la casa salió una mujer con su hija en brazos, en el interior yacía un hombre ensangrentado.

 

Publicaciones relacionadas

Your reaction

NICE
SAD
FUNNY
OMG
WTF
WOW
Botón volver arriba