Usted esta aqui
Inicio > Cultura > Jóvenes de Cheguigo fomentan estudio y deporte entre niños y jóvenes

Jóvenes de Cheguigo fomentan estudio y deporte entre niños y jóvenes

 

 

Gerardo Valdivieso Parada

 

Juchitán, Oax.- Felix creció escuchando el gentilicio de los de la Novena Sección “Cheguigo” como una forma despectiva de referirse a sus habitantes: “chegueños”; la que acompañaba a un calificativo en zapoteco que los asemejaba a brutos o personas sin educación. Miguel Covarrubias en su libro Sur de México escribe que las personas del centro se referían a los de Cheguigo en 1926 como salvajes. El joven profesionista fundó hace 3 años junto con Domingo: “Chegueños aprender jugando” para volver el gentilicio un elemento de identidad que les diera orgullo.

Aunque los dos jóvenes profesionistas del mismo barrio tenían proyectos individuales decidieron unirse para trabajar por los jóvenes y niños de Cheguigo sin ningún objetivo político sino la de un proyecto psicopedagógico.

A tres años mantienen una red de jóvenes profesionales avocados a realizar actividades psicopedagógicas y deportivas que los ha llevado a fundar un Centro de Formación Deportiva y un Centro de Aprendizaje Infantil y Juvenil encaminados a prevenir la violencia que los rodea.

“Buscamos darles a los niños y jóvenes un lugar y sentido de pertenencia, un grupo en el que puedan expresar sus emociones, buscar esas motivaciones que les llevan a una vida más digna evitando que caigan en el alcoholismo y en la drogadicción” dijeron sus integrantes.

A la vez que fomentan el deporte entre los niños y jóvenes también fomentan el desarrollo cognitivo entre los participantes en su proyecto con la idea de que sean mejores en sus estudios.

Luego del sismo del 7 de septiembre sus actividades con los niños se volvieron indispensables ya que los jóvenes integrantes de este colectivo que están formados en diferentes disciplinas como Pedagogía, educación, deporte y psicología, mantienen un proceso de sanación psicoemocional mediante el juego y actividades lúdicas.

Realizaron una serie de documentales en colaboración de con el Colectivo Bibani Ba’du’ con testimonios de niñas y niños zapotecos de Juchitán, como parte de las actividades en el proceso de sanación emocional.

“Es un proyecto a encaminar a contribuir en la educación integral de los niños y jóvenes indígenas de Juchitán, nuestro sueño más grande es la creación de la Casa de Artes y Oficios que contribuya en el desarrollo integral de jóvenes para que en otros momentos puedan emplearse” dijo Félix, que niega la autopromoción de sus fundadores e integrantes.

A lo largo de estos 3 años han llevado a cabo con los niños y jóvenes, actividades recreativas con juegos tradicionales, talleres de lecto-escritura de zapoteco y español, cursos de matemáticas en la Escuela Secundaria Rufino Tamayo.

Top