Usted esta aqui
Inicio > Seccion del editor > SUEÑOS PLAGIADOS    

SUEÑOS PLAGIADOS    

 

Manuel Estudillo

Còmo demandarlo. Es un poderoso. No respetò nada y a nadie; tal vez no quiso adjudicarse  autorìa de pequeñeces.  Pero de algo debo agradecerle; aunque ustedes me satanicen, les dejo a su sentencia lo siguiente.

Como parteaguas, antes del 7 de septiembre, mucho antes, soñaba y me idealizaba que debía de vivir en un Juchitàn hermoso, pròspero. Derechos y lo justo por doquier. ¿Libertad?  No tanto porque es perjudicial.

Un Juchitàn como lo pintamos en las bardas de Mauricio, en los carteles de Manuel; como se describìa en las canciones de Mario o como se bocetaba en un poema de Alejandro; ni que decir de las arengas de Hèctor  o de Polo. Dònde està ese Juchitàn? Hay manera de encontrarla? Claro que sì. Se puede. Podemos. Debemos hallarla.

El primero de los plagiados:                                                                                                          Una manzana del centro de la ciudad heroica de Juchitàn debía de comprarla algún dineral. Para ser exacto: la manzana que forman la primera calle “ del 5 de Mayo” entre avenida Juàrez y la avenida Efraìn R. Gòmez y la ribera este del rìo ” Los Perros “.

Alli, ya despejada de viviendas, construiría yo el nuevo mercado público que el tiempo exige a esta ciudad. La misma ribera la rellenarìa para ser un malecón.

Segundo plagio:

Reubicarìa el hospital civil a otro lugar mejor adecuado y en su lugar, ampliarìa el panteón “ Domingo de Ramos “ con buenos trazos para una muerte digna o solvente.

Plagio tercero:

Mi muchas veces soñada escuela  “ Juchitàn “, por su vejestuosidad material me pedìa  una remodelación con un estacionamiento debajo de ella, precisamente, debajo de alguna cancha deportiva suya.

Cuarto plagiado:

Clamarìa una fuerza mayor para invitar a los locatarios ( no confundir con propietarios ), dejar vacío el edificio que ocupan como mercado para convertirlo en un centro de actividades sociales, culturales y artísticas.

Quinto de los plagiados:

Convencer a màs de cien familias que habitan dentro del primer cuadro citadino, que forjen una colonia residencial fuera de la ciudad, para vivir decorosamente en ella gracias a lo que les reditùe  el lugar desocupado, colaborando asì al desarrollo económico de Juchitan. Y como colofón: de la parte suroeste  del centro de Juchitan remodelar las vivien viviendas particulares características del istmo, como manera de mantener una identidad arquitectónica local.

 

 

Top