Usted esta aqui
Inicio > Región > VIVIR EN JUCHITAN DESPUES DEL SISMO

VIVIR EN JUCHITAN DESPUES DEL SISMO

 

 

POR ANA BEATRIZ MUÑOZ VALDIVIESO

 

Después del terremoto del 7 de Septiembre de éste año le cambió la vida a todos lo Ciudadano de ésta heroica Ciudad, tanto a quienes lo perdieron todo, como los que perdimos menos, o los que no perdieron nada, sin embargo el miedo está latente, minuto a minuto, segundo a segundo,  cada movimiento telúrico nuestro cuerpo entra en pánico nuevamente, por más que se quiera acostumbrar a esto es imposible, la vida ya no es la misma, todo cambió para la ciudadanía, es el momento de reflexionar y saber que nuestra vida está colgado de un delgado hilo, en el que cualquier momento se puede cortar, sin embargo esto no ha hecho cambiar a la gente perversa que habita en éste pueblo.  Quisiéramos que éste terremoto hubiese cambiado la mentalidad de algunas personas que solo creen que son los únicos habitantes de éste lugar, por lo tanto tienen derecho de hacer y deshacer de la voluntad de los demás.  Vivir en Juchitán para muchos ya no es vida, a un que las réplicas son más esporádicas, pero sigue temblando, se observa el ir y venir de la gente de un ladro a otro, tratando de empezar de nuevo, otros buscando apoyos a los funcionarios estatales, otros buscando la manera de subsistir, otros más buscando empleo, otros tratando de conseguir lo que se ocupará en el shandú yaa (altar nuevo de muerto) de los que ya partieron y así cumplir con los que un día fueron seres importantes en nuestra existencia y que éste año se nos adelantaron. Juchitán sigue de luto, sigue devastada poco meno pero sigue, la ayuda llega poco a poco pero llega, los albergues siguen habitando por algunos ciudadanos, otros dicen ya se aburrieron de ellos sobre todo la gente mayor que dice estar acostumbrada a su casita humilde pero su casita.

El dolor que dejó éste terremoto llenó de dolor el corazón de todos los juchitecos, porque a pesar que nos dicen que vivimos en una zona sísmica, para nuestros ojos era imposible ver a éste Juchitán devastado, a éste Juchitán de gente de carácter fuerte, llena de sí misma, dueña de sus tradiciones y costumbres, solo éste sismo pudo por un momento doblegar a ésta gente famosa por su fortaleza espiritual. En Juchitán se vive con tristeza y nostalgia recordando lo perdido y con la esperanza que pronto deje de temblar para así poder seguir con la vida que un día tuvimos en éste Juchitán de las flores, lleno de actividad aunque con múltiples problemas los cuales podíamos lidiar diariamente, pero con esto es más difícil pero no imposible, se verá en la próxima semana en que los juchitecos demostrarán que están de pie porque a su forma y a su modo celebrarán a sus muertos sin que nadie ni nada se los impida.

Top