Usted esta aqui
Inicio > Sociales > Tiempos de circo y simulaciones políticas en Juchitán

Tiempos de circo y simulaciones políticas en Juchitán

Abel Toledo Gómez

La profunda ceguera de la constante sombra de la corrupción abrazada, día a día, los va transformando en seres odiados y malvados; pero eso, a ellos en nada les preocupa, pues, el vivir de los recursos del pueblo, y mantener la ilusión de que sus hijos y todos sus descendientes hagan lo mismo, y de ser posible, los superen en esas cosas de simular ser redentores de pueblos; con este inmoral estilo de vida, ellos justifican sus nocivas existencias. En nada les importa que las próximas generaciones que conformen la sociedad civil juchiteca, los encuentren en el basurero de la historia, porque sobrarán las razones para decirles a su hijos o nietos, ahí están sus padres o sus abuelos, que tanto daño le hicieron a su pueblo, ahí están los que torcieron el destino de Juchitán, ahí está en ese basurero.
Para quienes los vimos y conocimos, cuando entusiasmados pregonando por un Juchitán progresista; en verdad que da pena y tristeza verlos convertidos en lo que son. De aquellos jóvenes apreciados por muchos, ya no queda absolutamente nada, hoy, mañana y siempre serán un manojo de carne podrida y pestilente, por mas agua perfumada que se pongan, y aunque se vistan guayaberas blancas y trajes regionales, todo el pueblo juchiteco sabe lo que son, lo que han hecho, lo que harán y hasta de los monstruos que han parido y que seguirán pariendo hasta el fin del mundo.
Todos ellos, al no tener un trabajo para ganarse el pan de cada día como dios manda, aprendieron cosas en la sucia política, al grado de desarrollar un instinto casi de sabueso, para oler la ubicación de dinero mal habido como si fuera la presa en una casería. Al ser esta dañina habilidad imprescindible para sus subsistencias, prácticamente la mezclaron en sus malignas, sangres y se volvió un caso clínico de genética, ya que, sus hijos nacen con tales taras más desarrolladas, al grado de contaminar con quienes se juntan para planear las formas de vivir fregando al pueblo.
Cuando se avecinan los tiempos de procesos electorales, padres, hijos y demás sinvergüenzas contaminados, se visiten de payasos, hacen maromas por las calles, para hacerse notar y ser tomados en cuenta en las listas de candidatos o candidatas a puestos de elección popular. Así los vemos, tocando sus tamborcitos para llamar la atención, unos gritan, otros aúllan lastimeramente, como queriendo dar a entender que son unas blancas palomitas, y que los consideren como los salvadores del pueblo, no obstante ser ellos los responsables de las desgracias de Juchitán. Sin el mínimo pudor y vergüenza, los vemos pintando locales en los que anuncian que ellos presiden unas pendejadas que les llaman “Fundaciones”. Así , se encuentra uno con fundaciones con: fundación “Los lagartos oficiales”, fundación “Los tlacuaches mañosos”, fundación “ Las víboras alhajadas”, fundación “Los leones panzones comelones”, fundación “Los cocodrilos aviadores”, fundación “Los burros regidores”, fundación “ Los camaleones engaña-pendejos”, fundación “Las ratas perfumadas”, fundación “Las hormigas colonas”, fundación “ La diputada priista que creo fundación y ya no regresó”, fundación “ Doña corrupción vestida de blanca palomita” y la fundación “No son treinta, sino cien mil pesos por cada regidor”.
Todos los creadores de esas mierdas que les llaman fundaciones, quien sabe con quien y de donde sacan el dinero, para que abusando de la pobreza de la gente, les llevan peluqueros, dentistas, modistas, enfermeras, médicos etc. . llegas y te cortan las uñas, te arrancan los dientes, de obsequian unas aspirinas y muchos condones, te recetan lavativas de rosas de castilla para aliviar las almorranas, te regalan dulces y globos, te sonríen pelando los dientes por fuera y por dentro esta pensando, cuanta gente pendeja engañamos.
Así se las gastan los sabuesos de la política juchiteca, entre fundaciones engaña tontos e invasiones de terrenos, siguen sobreviviendo.

Top